07 Mar 2021

ALIMOCHE. SITUACIÓN ACTUAL.

La situación del alimoche en Andalucía es crítica. De las 90 parejas de esta ave necrófaga que había en la comunidad a finales de los 80, ahora solo quedan 25. Es más, ya hay tres provincias donde esta especie ha desaparecido completamente a causa, sobre todo, de la acción del veneno, su principal amenaza. El alimoche es, sin duda, la rapaz más amenazada de Andalucía.

Las muertes por electrocución o colisión con tendidos eléctricos y por colisión en parque eólicos representan la segunda causa de mortalidad no natural en Andalucía. La corrección de los apoyos peligrosos y la aplicación de planes de vigilancia ambiental en las plantas eólicas, si bien han contribuido significativamente a mejorar el grado de conocimiento acerca del impacto sobre la fauna de este factor riesgo e, incluso, han reducido su incidencia, no han conseguido resolver definitivamente un problema que requiere ser adecuadamente evaluado en búsqueda de soluciones que garanticen la conservación de esta y otras aves necrófagas

Las aves necrófagas, también llamadas carroñeras, cumplen un papel primordial en el funcionamiento de las cadenas tróficas. Ayudan a acelerar el proceso de retorno de nutrientes y energía al sistema, al tiempo que contribuyen a reducir el riesgo de epizootias, participando en el control natural de los riesgos epidemiológicos de una gran variedad de especies (silvestres, cinegéticas o ganaderas), susceptibles al contagio de enfermedades por exposición a cadáveres de otros animales, especialmente de grandes mamíferos. El mantenimiento de esta función resulta, pues, imprescindible para el adecuado funcionamiento de los ecosistemas.

Una amplia gama de factores, la mayor parte de ellos derivados de la acción humana, ha conducido al declive de muchas especies de aves necrófagas e, incluso, a la extinción de alguna de ellas. Entre dichos factores destacan: el uso de cebos envenenados, la colisión y electrocución con tendidos eléctricos, las molestias durante la época de reproducción, la pérdida y deterioro de los hábitats favorables a las especies y, en los últimos tiempos, la falta de comida.

A pesar de la persecución directa que sufrieron en el pasado las aves carroñeras, que sometió a las poblaciones de las distintas especies al pronunciado descenso en su número de efectivos, y a la persistencia hoy día demétodos ilegales de control de depredadores basados en el uso de cebos envenenados, primera causa de mortalidad no natural para estas aves; todas las especies de aves necrófagas están hoy presentes en Andalucía. Esto incluye: buitre leonado, buitre negro, quebrantahuesos, alimoche, milano real y milanon negro. Si bien la presencia del quebrantahuesos solo puede atribuirse a los esfuerzos realizados por la Administración Ambiental andaluza para su reintroducción.

El Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófagas es aprobado por Acuerdo de 18 de enero de 2011, del Consejo de Gobierno. Establece medidas de protección para tres especies en peligro de extinción: quebrantahuesos, milano real y alimoche, y otra vulnerable, el buitre negro.

El alimoche (Neophron percnopterus) es la más pequeña de las rapaces carroñeras europeas y una de las más oportunistas, pues se alimenta tanto de carroñas como de basuras domésticas, excrementos, insectos y huevos. Andalucía es una de las regiones españolas donde la especie ha sufrido una mayor regresión en las últimas décadas. En el pasado, el alimoche fue un ave relativamente común en toda la región y así lo atestiguan los relatos de ornitólogos y cazadores que lo citan como abundante en las serranías de Cádiz y Málaga. En el oriente andaluz la situación era parecida, considerándose común en todas las sierras calizas de la cordillera Bética. Sin embargo, la situación actual de la especie en la Comunidad Autónoma y su tendencia pueden considerarse como críticas, hecho que evidencian las cifras de censos del número de parejas y la evolución reciente de su área de distribución en el territorio andaluz.

La población andaluza de alimoche con 25 parejas en 2019, ha aumentado en una y parece que se encuentra en fase de estabilización con un leve incremento.

En Cádiz y Jaén se observaron parejas en territorios desocupados por lo que se tiene esperanza que alguno de ellos pudiera ser recolonizado en 2020.

El veneno junto con los parques eólicos continúan siendo las principales amenazas de cara a la recuperación del alimoche en la región.

Las nuevas tecnologías instauradas en medio natural requieren de valoraciones específicas sobre la situación y ecología de especies como el Alimoche. La realización de estudios previos y en su caso de seguimiento o diseño de medidas específicas es de vital importancia para el éxito sostenible de la instalación.

En EcoEstudio21 somos especialistas en Biodiversidad, y realizamos estudios de avifauna de ciclo completo para plantas fotovoltaicas y parques eólicos, así como análisis y seguimiento de líneas eléctricas o instalaciones con incidencia, con el objetivo de actualizar y mejorar las medidas ambientales.

antonioaguilera

Write a Reply or Comment

error: Content is protected !!
×

Powered by WhatsApp Chat

×